FacebookTwitter

 

Artículo Original

Telemonitorización del tratamiento con presión positiva domiciliaria. Datos preliminares de un programa piloto

Eduardo Borsini, Magalí Blanco, Bárbara C Finn, Glenda Ernst, Viviana López, Vanessa Prieto, Andrés González, Alejandro Salvado, Pablo Young

Revista Fronteras en Medicina 2020;(04): 0242-0249 | Doi: 10.31954/RFEM/2020004/0242-0249


Introducción. La optimización de la terapia ventilatoria domiciliaria supone un desafío. Los equipos cuentan con sistemas que permiten analizar información, guiando los ajustes y el seguimiento. La vinculación de información remota es una aplicación de telemedicina (telemonitoreo).
Objetivos. Para evaluar la factibilidad de vigilancia remota de pacientes con tratamiento de presión positiva domiciliaria, pusimos en marcha un programa piloto para pacientes del plan de salud del Hospital Británico de Buenos Aires.
Material y métodos. Se utilizó monitorización remota telefónica 2G incluida en la CPAP o externa (módem) en ventiladores no invasivos con trasmisión cada 24 horas. Coordinadores y la Unidad de Sueño compartieron información remota para la optimización del tratamiento.
Resultados. Se incluyeron 27 pacientes. Tres no utilizaban el dispositivo y fueron discontinuados. Veinticuatro continuaron seguimiento y sus diagnósticos fueron (n; %): EPOC (6; 25), neuromusculares (ENM) (7; 29.1), SAHOS (8; 33.3) y un grupo con apneas centrales y parálisis diafragmática idiopática. A tres meses, el telemonitoreo mostró uso del dispositivo en el 80% de las noches y cumplimiento de > 4 horas/noche en 16/22 pacientes (72.2%). Dos ENM (8.3%) fallecieron con directivas anticipadas.
Seis pacientes fueron citados a consulta presencial por intolerancias y dos suspendieron la terapia; 8 pacientes fueron internados, 7 (87.5%) debido a complicaciones. A 6 meses, el 74% continuaban el tratamiento.
Conclusiones: En nuestro medio es factible un programa de telemonitoreo del tratamiento con presión positiva. En los primeros meses, el telemonitoreo identificó problemas de adherencia y efectos adversos.


Palabras clave: terapia con CPAP, ventilación no invasiva, telemedicina, telemonitoreo.

Introduction: The optimization of home ventilatory therapy is a challenge. Devices have systems that allow information to be analyzed, guiding adjustments and monitoring. Remote Information Linking is a telemedicine application (telemonitoring).
Objectives: To evaluate the feasibility of remote surveillance of patients with home positive pressure treatment, we launched a pilot programme for patients of the Buenos Aires British Hospital health plan.
Material and Methods: Remote monitoring with 2G telephone technology included in CPAP or external (modem) in non-invasive ventilators were used. They were installed in homes, with transmission every 24 hours. Coordinating nurses and the sleep unit shared remote information to optimize treatment.
Results: 27 patients were included. Three patients were not using the device and were discontinued. Twenty-four continued follow-up and their diagnoses were (n; %); COPD (6; 25), neuromuscular (NMD) (7; 29.1), OSA (8; 33.3) and a group with central apneas and symptomatic idiopathic diaphragmatic paralysis. At three months, telemonitoring showed that the device was used 80% of the nights, and compliance was>4 hours / night in 16/22 patients (72.2%). Two NMDs (8.3%) died with advance directives.
Six patients were summoned to face-to-face consultation to resolve intolerances and two discontinued therapy, 8 patients were hospitalized, 7 (87.5%) due to complications. At 6 months, 74% continued positive pressure treatment.
Conclusions: In our setting, a telemonitoring programme for positive pressure treatment is feasible. In the first months, telemonitoring identified adherence problems and adverse effects.


Keywords: CPAP therapy, non-invasive ventilation, telemedicine, telemonitoring.


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Hospital Británico de Buenos Aires. Para solicitudes de reimpresión a Revista Fronteras en Medicina hacer click aquí.

Recibido 2020-11-05 | Aceptado 2020-11-27 | Publicado 2020-12-30


Esta revista tiene libre acceso a descargar los artículos sin costo (Open Acces), además se encuentra indizada en Latindex y LILACS (BVS.org) y en proceso de incorporación en el núcleo básico de revistas del CONICET

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Figura 1. Diagrama de flujo del proceso de telemonitoreo.

Tabla 1. Características de la población del estudio y de los grupos mayoritarios.

Tabla 2. Características del tratamiento con TVD y CPAP ofrecido en domicilio.

Tabla 3. Cumplimiento objetivo obtenido desde el telemonitoreo a 3 meses de seguimiento.

Tabla 4. Detalle de las hospitalizaciones durante el periodo de telemonitoreo.

Figura 2. Propuesta de telemonitoreo vinculado con teleconsulta y hospital de día para pacientes co...

Introducción

La necesidad de optimizar la terapia ventilatoria domiciliaria (TVD) supone un desafío que se podría afrontar con vigilancia a distancia (televigilancia) mediante telemonitorización.

Los equipos utilizados para TVD cuentan con sistemas que permiten recolectar y analizar la información relacionada con la terapia, guiando los ajustes y facilitando el seguimiento1. La vinculación de información clínicamente relevante y estrategias de actuación remota que permitan modificar la historia de la enfermedad son aplicaciones de telemedicina denominadas terapias digitales2-4.

El control y supervisión son fundamentales en la planificación de cualquier tratamiento, garantizando la adhesión y el cumplimiento.

En la actualidad, los equipos utilizados en domicilio para entregar presión positiva (soporte ventilatorio y terapia con CPAP) cuentan con una tarjeta de registro de datos (tarjetas SD o memorias extraíbles USB) que descargan la información almacenada a través de software específicos, y permiten la lectura pormenorizada del registro de los parámetros obtenidos por períodos prolongados, e identificando situaciones que requieran modificación de los parámetros y condiciones subdiagnosticadas por falta de sintomatología clínica, como por ejemplo: ausencia o pobre gatillo del disparo, asincronías paciente-ventilador, fugas excesivas, hipoventilación o inadecuado volumen corriente exhalado con dispositivos binivelados (Bipap) o trastornos respiratorios del sueño insuficientemente corregidos (índice de apneas residuales y otros indicadores). Además, incorporan funciones que permiten comparaciones transversales en varios pacientes y longitudinalmente en el mismo paciente en momentos distintos de su evolución natural o durante las exacerbaciones.

El seguimiento combinado, clínico e instrumental, optimiza la toma de decisiones y dinamiza los ajustes en la terapia. Los datos disponibles de manera gratuita son utilizados rutinariamente por especialistas de nuestro hospital mediante soporte físico (tarjetas de memoria), complementando la semiología en cada visita presencial desde hace más de 10 años.

Para evaluar la factibilidad de vigilancia remota de pacientes con tratamiento domiciliario con presión positiva propusimos la puesta en marcha de un programa piloto para el plan de salud del Hospital Británico de Buenos Aires (PSHB).

Objetivos

Evaluar la factibilidad de implementación de un programa de telemonitorización de la TVD/CPAP y su impacto en el cuidado de pacientes del PSHB durante 6 meses.

Material y métodos

Población alcanzada

• Adultos mayores de 18 años que reciben cobertura de la TVD (VNI) o CPAP del PSHB.

• Que vivan en la Ciudad de Buenos Aires o el Conurbano Bonaerense.

Criterios de exclusión

• Pacientes sin acceso telefónico en el domicilio.

• Pacientes que no acepten la vigilancia remota o participar del estudio.

Planificación inicial y metodología de trabajo

El programa se planteó a principios del 2018 en el seno de un grupo multidisciplinario de neumonólogos, kinesiólogos respiratorios, clínicos, coordinadoras administrativas (CA) y responsables de gestión. La Dirección Médica evaluó el marco legal y regulatorio, autorizando la puesta en marcha del proyecto.

Durante julio y agosto de 2018 tuvieron lugar varias reuniones entre el grupo de trabajo y el proveedor de servicios del PSHB (empresa proveedora de gases medicinales y terapias domiciliarias encargada del equipamiento).

Finalmente, el Programa de Cronicidad Avanzada y dos coordinadoras de los cuidados domiciliarios (CA) del PSHB identificaron los candidatos y realizaron el seguimiento remoto de cumplimiento con reportes periódicos a la Unidad de Sueño.

Ajustes y características del equipamiento utilizado

Se planificó el reemplazo de toda la planta operativa de equipos (renovación) seleccionados según la complejidad de la patología y el nivel de soporte necesario (sin soporte de vida, o soporte vital con uso > 12 hs y < 12 hs, respectivamente) con módem remoto a saber;

  • Básicos, de nivel I, sin soporte vital: Air Sense S10 (CPAP) o Air Curve™ binivelado (ResMed, San Diego, USA) con módulo de conectividad telefónica (GSM).
  • Intermedios, de nivel II: Stellar binivelado 150™ (ResMed, San Diego, USA) con módulo de conectividad telefónica (GSM).
  • Avanzados, para soporte vital no invasivo o ventilación invasiva (nivel III): Astral 150™ (ResMed, San Diego, USA) con módulo de conectividad telefónica (GSM).

    El Servicio de Neumonología y las CA coordinaron con el Proveedor los cambios de ventilador/CPAP en cada domicilio con idénticos parámetros de ventilación prescriptos, entre agosto y diciembre del 2018. Los cambios a dispositivos con conectividad no supusieron un arancel de alquiler diferente para el PSHB en esta experiencia preliminar.

    Los pacientes firmaron un consentimiento informado escrito aceptando la conectividad de datos de ventilación a la plataforma Air View™ (ResMed, San Diego. USA). Los datos estuvieron encriptados y el acceso a la plataforma se protegió con usuario y contraseña.

    Se gestionaron usuarios clínicos de Air View™con distintos privilegios y permisos (médicos y kinesiólogos con acceso completo y CA con acceso a datos de cumplimiento). La plataforma permitió cambios de los parámetros en remoto exclusivamente para equipos de CPAP.

    Tecnología de transmisión de datos

    Se utilizaron módems de monitorización remota con tecnología telefónica 2G (GSM) incluidos dentro de los equipos de CPAP (S10 AirSense™ y S10 Air Curve™) o externos (módem) en los ventiladores no invasivos. Fueron instalados en cada domicilio por el proveedor de servicios (sin costo para el paciente) permitiendo que la transmisión de los parámetros fuera cada 24 horas, programada a las 15 PM local.

    El acceso a los datos fue gratuito (tecnología habilitada por la ANACOM y cumpliendo la legislación Argentina de protección de datos personales). Los miembros del equipo de trabajo recibieron entrenamiento básico sobre el uso de los módem y la plataforma.

    Al día 90 (abril 2019) se analizaron datos objetivos de cumplimiento (uso del equipo en hs/noche) y los datos estadísticos detallados de la terapia de los últimos 7 días, a saber, fugas en litros/minuto (l/m), índice de apneas e hipopneas residual (IAHr) en eventos por hora (ev/h) y datos de ventilación: volumen minuto, volumen corriente y frecuencia respiratoria.

    Durante los tres primeros meses del programa las CA enviaron un informe de cumplimiento mensual a la Unidad de Sueño. Se consideró cumplimiento mínimo aceptable al uso de al menos 4 hs/noche en los últimos 30 días.

    Se documentaron las características clínicas y hospitalizaciones (número y período de internación) mediante el sistema SAP™ de historia clínica electrónica unificada (HCE). Las hospitalizaciones se consideraron en los primeros 6 meses del programa (julio 2019).

    Análisis estadístico

    Los resultados se presentan como porcentajes en las variables categóricas. Las variables continuas con distribución normal se expresan como medias y desvío estándar, y las variables sin distribución normal como mediana y percentilos 25-75%.

    Para comparar las diferencias entre dos grupos se utilizó el test de Mann Withney o Student y χ2 para variables cuantitativas y cualitativas, respectivamente. Para comparar tres o más grupos se utilizó el test de Kruskal Wallis y la prueba no paramétrica Cochran’s Q test. El análisis de los datos se realizó mediante el software MedCalc Statistical Software 19.0 (MedCalc Software Ltd 2020. USA).

    Resultados

    Veintinueve pacientes fueron inicialmente elegibles para el estudio. Dos se negaron a participar y al reemplazo del dispositivo. Veintisiete fueron inicialmente incluidos (Figura 1).

    El monitoreo remoto al primer mes y la comunicación telefónica informaron falta de uso del dispositivo y deseo de no continuar con el tratamiento, por lo que fue definitivamente suspendido en tres pacientes.

    Finalmente, analizamos datos de telemonitorización de 24 pacientes; 15 hombres (62.5%), edad media de 63.3±19.8 años de los cuales 10 (41.7%) utilizaban CPAP y 14 TVD. La relación hombres/mujeres fue 1.6:1 y el 25% presentaban hipercapnia basal (50% del grupo TVD).

    Los diagnósticos principales fueron (n; %): EPOC (6; 25), ENM (7; 29.1), SAHOS (8; 33.3) y un grupo heterogéneo que incluyó un paciente con síndrome de apneas centrales y dos con parálisis diafragmática idiopática sintomática (3; 12.5). La Tabla 1 expone las características basales de la población del estudio y la comparación entre grupos mayoritarios.

    La modalidad más frecuente en TVD fue la ventilación barométrica con frecuencia de respaldo y CPAP para los pacientes con apneas del sueño. La Tabla 2 muestra la parametrización básica.

    Tres pacientes recibieron equipos de soporte vital de nivel III, mientras que 11 con TVD utilizaban dispositivos nivel II o básicos.

    Durante el seguimiento, dos pacientes (8.3%) con ENM progresivas fallecieron en domicilio con directivas anticipadas y orden de limitación de los esfuerzos terapéuticos, y los dispositivos fueron dados de baja del programa (Figura 1).

    A tres meses, el telemonitoreo mostró que el dispositivo era utilizado el 80% de las noches, con una media de días > 4 horas de uso de 62.4±17.0 y un cumplimiento mínimo de 4 horas/noche en 16/22 (72.2%) pacientes, sin diferencias entre VNI o CPAP (Tabla 3 y Figura 1).

    La Unidad de Sueño recibió tres comunicaciones de las EC vía email para citar pacientes con dificultades de cumplimiento o de eficacia (fugas, IAH residual elevado, alarmas activadas). Seis pacientes fueron contactados telefónicamente y citados a consulta presencial para resolución de intolerancias, dos para adición de termo-humidificación y cuatro para cambios de interfase.

    Todos recibieron educación sobre el uso correcto del equipo e higiene. Dos pacientes con CPAP y mala adherencia prefirieron suspender la terapia y evaluar alternativas diferentes para el abordaje de la enfermedad.

    Durante los primeros seis meses, 8 pacientes fueron internados, uno por cirugía programada y 7 (87.5%) debido a complicaciones o intercurrencias, fundamentalmente infecciosas (Tabla 4). Se registraron dos admisiones a terapia intensiva (UTI).

    Los pacientes que se hospitalizaron mostraban datos objetivos de cumplimiento aceptables, aunque el 50% (4/8) exhibió datos de aumento de la FR o ventilación ineficaz (bajo volumen corriente o volumen minuto) (Tabla 4).

    A 6 meses, el 74% de los pacientes continuaba el tratamiento con presión positiva.

    Discusión

    Este programa piloto de telemonitoreo del tratamiento con presión positiva domiciliaria fue factible en nuestro hospital, permitiendo la suspensión por abandono o fallecimiento y la corrección de intolerancias en el 40% de los pacientes. Asimismo, datos objetivos sugirieron dificultades con TVD o CPAP en la mitad de aquellos que fueron hospitalizados.

    El compromiso funcional respiratorio en las enfermedades neuromusculares (ENM) se manifiesta por hipoventilación alveolar (hipoxemia e hipercapnia) debido a disminución de la actividad de la bomba muscular ventilatoria, con pulmones estructuralmente sanos5-7. Los pacientes con ENM movilizan menor volumen corriente (VC) por debilidad de la musculatura respiratoria8,9. La progresión conduce a la retención de dióxido de carbono (PaCO2) asociada a muerte temprana por insuficiencia respiratoria en los casos en que no se entregue soporte ventilatorio oportuno, responsable de la mayor parte de los costos a largo plazo5-12.

    La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el síndrome de obesidad e hipoventilación (SOH) son causas predominantes de TVD en el mundo occidental13-16. Debido al impacto en el sistema respiratorio que generan estas condiciones, se han incrementado las TVD no invasivas, con los objetivos de aumentar la duración y calidad del sueño, mejorar la calidad de vida, evitar las hospitalizaciones y mejorar la sobrevida13-16. Tratándose de cuidados complejos ofrecidos a pacientes que consumen más recursos de salud, el monitoreo podría ayudar a predecir exacerbaciones y disminuir las hospitalizaciones14-16.

    Para la TVD, habitualmente se utiliza ventilación no invasiva (VNI) en modo binivelado (presión positiva en la vía aérea de doble nivel) a través de máscaras (almohadillas, nasales u oronasales, aliviando la carga de trabajo del sistema respiratorio17,18. Existen otras formas de entregar presión de soporte como lo es la ventilación por pieza bucal19.

    Datos recientes comunican una prevalencia de apneas obstructivas del sueño (SAHOS) en población general entre el 9% y el 38%, situándose cerca del 28% en América Latina20,21, lo cual evidencia la necesidad de estrategias prácticas para un billón de afectados en el mundo22.

    Los datos epidemiológicos en nuestro país estiman en la población adulta de Argentina más de 5 millones de casos, un tercio de los cuales serían candidatos a recibir tratamiento con CPAP, cuya eficacia terapéutica depende del cumplimiento y sus determinantes; seguimiento, adaptación y adherencia del paciente23,24.

    Se han descrito factores que se asocian con mayor adherencia; como la severidad del cuadro clínico y la percepción de severidad de la enfermedad24. Sin embargo, el mantenimiento de la terapia también se relaciona con dificultades percibidas o intolerancias25-28.

    El monitoreo del cumplimiento y la eficacia de la CPAP en cada sistema de organización podría colaborar en la toma de decisiones que eviten abandonos que retornarían los riesgos a valores inaceptables; ello requiere una alianza estratégica entre; el paciente, su entorno familiar, el centro de salud de referencia, las empresas proveedoras de equipamiento, el sistema sanitario y la sociedad en su conjunto29.

    La necesidad de reducir los costos sanitarios ha impulsado el desarrollo del telemonitoreo para mejorar la adherencia a mediano y largo plazo, aunque aún no es claro el modelo óptimo de organización30,31.

    Cabe destacar que, en nuestro país, los costos del diagnóstico (estudios de sueño, estudios funcionales o de imágenes, evaluación por especialistas, etc.) son habitualmente cubiertos por los financiadores a través de la práctica médica convencional, mientras que el costo directo del tratamiento es compartido con el paciente (equipamiento). Sin embargo, con frecuencia no se conocen los resultados obtenidos. Es decir; disponemos de un sistema que invierte en el diagnóstico y tratamiento, aun cuando solo un 40% de los pacientes en nuestro medio están adheridos a CPAP/VNI a 12-18 meses24,29,32.

    La utilización de tecnología en comunicaciones en medicina (eHealth) ha revolucionado la forma en que pacientes y profesionales interactúan con el sistema de salud33.

    La telemonitorización se ha definido como la transmisión de datos fisiológicos no invasivos a través de sistemas de bluetooth, digital, satelital o internet34. Existen dos formas; sincrónica y asincrónica. La primera implica un contacto en tiempo real y la segunda, un contacto diferido (datos transmitidos por los equipos), modalidad que se ha sugerido como estrategia inicial para TVD y en pacientes con escasa adherencia inicial a la CPAP34.

    Tanto los diseñadores y fabricantes de equipamiento de uso médico como los prestadores de servicio deben trabajar de manera conjunta con los clínicos, con el objetivo de lograr un intercambio fluido de información34.

    Desde un punto de vista legal, el telemonitoreo debe observar las siguientes premisas básicas: a) el cumplimiento de la normativa de los productos sanitarios involucrados y la gestión del servicio de los equipos (ANMAT), b) la regulación normativa de los productos sanitarios involucrados en la trasmisión de datos y el uso de servidores vinculados a módems de conectividad (Ente Nacional de Comunicaciones: ENACOM) y 3) la implicación del paciente en el proceso (consentimiento informado).

    Vitacca et al., en el 2009, realizaron un estudio con 240 pacientes con falla respiratoria crónica, principalmente pacientes EPOC que recibían oxígeno o TVD y concluyeron que los pacientes con telemonitorización presentaba menos exacerbaciones y menos hospitalizaciones que el grupo control17. En otra experiencia, en pacientes con enfermedades neuromusculares realizada por Lopes de Almeida en el hospital de Santa María de Lisboa, Portugal, se concluyó que la telemonitorización es factible y segura35. Compararon pacientes que debían controlarse presencialmente en el hospital cada 1 o 3 meses vs. control por módem inalámbrico una vez a la semana. Concluyeron que los costos totales en salud disminuyeron en forma significativa35.

    La Sociedad Europea de Medicina Respiratoria, en una revisión reciente sobre el uso de la telemedicina para el seguimiento y telemonitoreo en medicina del sueño, expresa que las nuevas estrategias “tienen sentido”, a pesar de la escasa evidencia en estudios de alta calidad31.

    Hasta la fecha, aun con limitaciones debidas a la escasez de estudios publicados, se podría afirmar que, en términos generales, los datos de los ventiladores de uso domiciliario son orientativos, pero han demostrado utilidad para el seguimiento en diferentes condiciones clínicas, incluso por personal de enfermería con entrenamiento36.

    En esta experiencia preliminar fue necesaria la interacción del grupo multidisciplinario con el paciente en domicilio y el proveedor de servicio externo. La vinculación mediante estrategias tecnológicas permitió la detección de dificultades e intolerancias en una significativa proporción de pacientes.

    Es de hacer notar que al comienzo del programa existían problemas de cumplimiento en pacientes a quienes se otorgaba equipamiento costoso. En nuestro medio el alquiler de un ventilador no invasivo básico equivale a 200 dólares estadounidenses mensuales, mientras que para los equipos de soporte de vida el costo puede superar los 300 dólares.

    En nuestro país la telemonitorización ha sido habilitada y se ofrece de manera gratuita por proveedores de servicio (conectividad y plataforma de acceso a los datos), aunque no existen programas organizados de seguimiento. Con variaciones entre los diferentes proveedores de servicio, el costo adicional que supone el módem inalámbrico es del 10% del total.

    Un punto aparte merece el comentario en relación con los costos operativos de la televigilancia, cuya labor es eminentemente clínica, por lo que debe recaer sobre profesionales de la salud. No existen al momento honorarios por nomenclador o sistema de retribución, deuda pendiente a resolver entre financiadores y prestadores de servicio.

    La actual pandemia por SARS-CoV-2 ha puesto en evidencia la necesidad de utilizar estrategias telemáticas que permitan la vinculación con los tratamientos en domicilio37-39. Las teleconsultas ofrecidas durante el confinamiento alcanzan un valor de mercado inferior a 10 dólares estadounidenses.

    La tecnología ofrece además una ventaja innegable para superar barreras geográficas. Si bien nuestra experiencia inicial estuvo limitada a pacientes de PSHB del área urbana, el universo posible sería virtualmente ilimitado.

    Un esquema que proponemos para mejora de la actual iniciativa, integra la actuación del contacto telefónico convencional, la teleconsulta y la modalidad de hospital de día (unidad de observación respiratoria), que ha mostrado disminuir la tasa de hospitalización y los costos relacionados en nuestro hospital (Figura 2)40,41.

    Los múltiples motivos de internación en este tipo de pacientes exponen la complejidad del manejo clínico, exhortando a la coordinación de todos los niveles asistenciales adecuadamente comunicados (cuidados crónicos, internación domiciliaria, cuidados paliativos, cuidados respiratorios complejos, etc.).

    Recientemente, ha sido descripto que el patrón de uso de la TVD y datos de eficacia pueden predecir una exacerbación y necesidad de hospitalización en la EPOC, abriendo una ventana a intervenciones proactivas en pacientes frágiles42.

    Si bien no ha sido un objetivo mensurable en nuestro trabajo, se están desarrollado vertiginosamente nuevas prestaciones, como la posibilidad de ajustes y cambios de parámetros de manera remota, evitando el traslado innecesario del paciente y del equipamiento.

    Para concluir, en nuestro medio es factible la puesta en marcha de un programa de telemonitoreo del tratamiento con presión positiva en domicilio mediante la integración de los diversos actores del sistema adecuadamente comunicados.

    En los primeros meses, el telemonitoreo identificó problemas de adherencia y efectos adversos no resueltos. Al cabo de 6 meses, el 74% de los pacientes continuaba el tratamiento con presión positiva.

    Experiencias en mayor número de pacientes son necesarias para conocer su costo eficacia.

    Bibliografía

  1. Evers G, Van Loey C. Monitoring patient/ventilator interactions: Manufacturer’s perspective. Open Respir Med J 2009;3:17.

  2. Burney A, Mahmood N, Zain A. Information and communication technology in healthcare management systems: Prospects for developing countries. Int J Comput Appl 2010;4:975-987.

  3. Monteagudo JL, Serrano L, Hernández Salvador C. Telemedicine: Science or fiction? An Sist Sanit Navar 2005;28:309-23.

  4. WHO. A health telematics policy in support of WHO’s health-for-all strategy for global health development: Report of the WHO group consultation on health telematics, 11-16 December, Geneva, 1997. Ginebra: World Health Organization; 1998.

  5. Güell MR, Avendano M, Fraser J, Goldstein R. Alteraciones pulmonares y no pulmonares en la distrofia muscular de Duchenne. Arch Bronconeumol 2007;43(10):557-61.

  6. Febrer A, Meléndez M. Atrofia muscular espinal. Complicaciones y rehabilitación. Rehabilitación 2001;35(5):307-11.

  7. Estenne M, Heilporn A, Delhez L, Yernault J-C, De Troyer A. Chest Wall Stiffness in Patients with Chronic Respiratory Muscle Weakness. Am Rev Respir Dis1983;128:1002-7.

  8. Estenne M, De Troyer A. The effects of tetraplegia on chest wall statics. Am Rev Respir Dis. 1986l;134(1):121-4.

  9. Panitch HB. Respiratory issues in the management of children with neuromuscular disease. Respiratory Care 2006;51:885-95.

  10. Lisboa C, Díaz O, Fadic R. Ventilación mecánica no invasiva en pacientes con enfermedades neuromusculares y en pacientes con alteraciones de la caja torácica. Arch Bronconeumol 2003;39:314-20.

  11. Bach JR, Martinez D. Duchenne muscular dystrophy: continuous noninvasive ventilatory support prolongs survival. Respiratory Care 2011;56:744-50.

  12. Fauroux B, Khirani S. Neuromuscular disease and respiratory physiology in children: putting lung function into perspective. Respirology 2014;19:782-91.

  13. López-Jiménez MJ, Masa JF, Corral J, et al; Grupo cooperativo. Mid- and Long-Term Efficacy of Non-Invasive Ventilation in Obesity Hypoventilation Syndrome: The Pickwick’s Study. Arch Bronconeumol 2016;52:158-65.

  14. Köhnlein T, Windisch W, Köhler D, et al. Non-invasive positive pressure ventilation for the treatment of severe stable chronic obstructive pulmonary disease: a prospective, multicentre, randomised, controlled clinical trial. Lancet Respir Med 2014;2:698-705.

  15. Struik FM, Sprooten RT, Kerstjens HA, et al. Nocturnal non-invasive ventilation in COPD patients with prolonged hypercapnia after ventilatory support for acute respiratory failure: a randomised, controlled, parallel-group study. Thorax 2014;69:826-34.

  16. Murphy PB, Rehal S, Arbane G, et al. Effect of Home Noninvasive Ventilation with Oxygen Therapy vs Oxygen Therapy Alone on Hospital Readmission or Death After an Acute COPD Exacerbation: A Randomized Clinical Trial. JAMA 2017;317:2177-86.

  17. Vitacca M, Bianchi L, Guerra A, et al. Tele-assistance in chronic respiratory failure patients: a randomised clinical trial. Eur Respir J 2009;33:411-8.

  18. Ishikawa Y, Miura T, Ishikawa Y, et al. Duchenne muscular dystrophy: survival by cardio-respiratory interventions. Neuromuscular Disorders 2011;21:47-51.

  19. Toussaint M, Steens M, Wasteels G, Soudon P. Diurnal ventilation via mouthpiece: survival in end-stage Duchenne patients. Eur Respir J 2006;28:549-55.

  20. Senaratna CV, Perret JL, Lodge CJ, et al. Prevalence of obstructive sleep apnea in the general population: A systematic review. Sleep Med Rev 2017;34:70-81.

  21. Tufik S, Santos-Silva R, Taddei JA, Bittencourt LR. Obstructive sleep apnea syndrome in the Sao Paulo Epidemiologic Sleep Study. Sleep Med 2010;11:441-6.

  22. Benjafield AV, Ayas NT, Eastwood PR, et al. Estimation of the global prevalence and burden of obstructive sleep apnoea: a literature-based analysis. Lancet Respir Med 2019;7:687-98.

  23. Nogueira F, Nigro C, Cambursano H, Borsini E, Silio J, Avila J. Practical guidelines for the diagnosis and treatment of obstructive sleep apnea syndrome. Medicina (B Aires) 2013;73:349-62.

  24. Nogueira F, Borsini E, Cambursano H, et al. Guías prácticas de diagnóstico y tratamiento del síndrome de apneas e hipopneas obstructivas del sueño. Rev Am Med Resp 2019;1:59-90.

  25. Mcardle N, Devereux G, Heidarnejad H, Engleman H, Mackay T, Douglas N. Long-term Use of CPAP Therapy for Sleep Apnea/Hypopnea Syndrom. Am J Respir Crit Care Med 1999;159:1108-14.

  26. Simon-Tuval T, Reuveni H, Greenberg-Dotan S, Oksenberg A, Tal A, Tarasiuk A. Low socioeconomic status is a risk factor for CPAP acceptance among adult OSAS patients requiring treatment. Sleep 2009;32:545-52.

  27. Lewis KE, Seale L, Bartle IE, Watkins AJ, Ebden P. Early predictors of CPAP use for the treatment of obstructive sleep apnea. Sleep 2004;27:134-8.

  28. Budhiraja R, Parthasarathy S, Drake CL, et al. Early CPAP use identifies subsequent adherence to CPAP therapy. Sleep 2007;30:320-4.

  29. Décima T, Maldonado L, Bosio M, et al. Cumplimiento y abandono de CPAP en pacientes con síndrome de apneas del sueño. Rev Am Med Resp 2013;4:197-206.

  30. Bouloukaki I, Giannadaki K, Mermigkis C, et al. Intensive versus standard follow-up to improve continuous positive airway pressure compliance. Eur Respir J 2014;44:1262-74.

  31. Bruyneel M. Telemedicine in the diagnosis and treatment of sleep apnoea. Eur Respir Rev 2019;28:180093.

  32. Nogueira JF, Simonelli G, Giovini V, et al. Access to CPAP treatment in patients with moderate to severe sleep apnea in a Latin American City. Sleep Sci 2018;11:174-82.

  33. Montserrat Canal JM, Suárez-Girón M, Egea C, et al. Posicionamiento de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica en el uso del la telemedicina en los trastornos respiratorios del sueño y ventilación mecánica. Arch Bronconeumol 2020;S0300-2896(20)30190-3.

  34. Ambrosino N, Vitacca M, Dreher M, et al. Tele-monitoring of ventilator-dependent patients: a European Respiratory Society Statement. Eur Respir J 2016;48(3):648-63.

  35. Lopes de Almeida JP, Pinto A, Pinto S, Ohana B, de Carvalho M. Economic cost of home-telemonitoring care for BiPAP-assisted ALS individuals. Amyotrophic Lateral Sclerosis 2012;13: 533-7.

  36. Patout M, Arbane G, Cuvelier A, et al. Polysomnography versus limited respiratory monitoring and nurse-led titration to optimise non-invasive ventilation set-up: a pilot randomised clinical trial. Thorax 2019;74:83-6.

  37. Hollander JE, Carr BG. Virtually Perfect? Telemedicine for Covid-19. N Engl J Med 2020;382:1679-81.

  38. Ohannessian R, Duong TA, Odone A. Global Telemedicine Implementation and Integration Within Health Systems to Fight the COVID-19 Pandemic: A Call to Action. JMIR Public Health Surveill 2020;6:e18810.

  39. Calton B, Abedini N, Fratkin M. Telemedicine in the time of coronavirus. J Pain Symptom Manage 2020;S0885-3924:30170-6.

  40. Blanco M, Ernst G, Di Tullio F, et al. Monitoreo de la ventilación domiciliaria crónica. Experiencia basada en un modelo de hospital de día. Rev Am Med Resp 2018;3;151-2.

  41. Borsini E, Blanco M, Ernst G, Ursino R, Robaina G, Salvado A. Internaciones en pacientes con ventilación domiciliaria crónica. Medicina (Buenos Aires) 2018;78:403-9.

  42. Blouet S, Sutter J, Fresnel E, Kerfourn A, Cuvelier A, Patout M. Prediction of severe acute exacerbation using changes in breathing pattern of COPD patients on home noninvasive ventilation. Int J Chron Obstruct Pulmon Dis 2018;13:2577-86.

Autores

Eduardo Borsini
Centro de Medicina Respiratoria. Unidad de Sueño y Ventilación. Hospital Británico de Buenos Aires.
Magalí Blanco
Centro de Medicina Respiratoria. Unidad de Sueño y Ventilación. Hospital Británico de Buenos Aires.
Bárbara C Finn
Programa de Cuidados Paliativos y Cronicidad Avanzada. Hospital Británico de Buenos Aires.
Glenda Ernst
Comité Asesor Científico. Hospital Británico de Buenos Aires.
Viviana López
Coordinadora del Plan de Salud del Hospital Británico de Buenos Aires.
Vanessa Prieto
Coordinadora del Plan de Salud del Hospital Británico de Buenos Aires.
Andrés González
Dirección Médica. Hospital Británico de Buenos Aires.
Alejandro Salvado
Centro de Medicina Respiratoria. Hospital Británico de Buenos Aires.
Pablo Young
Departamento de Docencia e Investigación. Hospital Británico de Buenos Aires.

Autor correspondencia

Eduardo Borsini
Centro de Medicina Respiratoria. Unidad de Sueño y Ventilación. Hospital Británico de Buenos Aires.

Correo electrónico: eborsini@hbritanico.com.ar

Para descargar el PDF del artículo
Telemonitorización del tratamiento con presión positiva domiciliaria. Datos preliminares de un programa piloto

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Fronteras en Medicina, Volumen Año 2020 Num 04

Haga click aquí

Auspicios

Titulo
Telemonitorización del tratamiento con presión positiva domiciliaria. Datos preliminares de un programa piloto

Autores
Eduardo Borsini, Magalí Blanco, Bárbara C Finn, Glenda Ernst, Viviana López, Vanessa Prieto, Andrés González, Alejandro Salvado, Pablo Young

Publicación
Revista Fronteras en Medicina

Editor
Hospital Británico de Buenos Aires

Fecha de publicación
2020-12-30

Registro de propiedad intelectual
© Hospital Británico de Buenos Aires

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.

Auspicios


Hospital Británico de Buenos Aires
Perdriel 74 (1280AEB) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina |Argentina | tel./fax (5411) 4309 - 6400 | www.hospitalbritanico.org.ar

Hospital Británico de Buenos Aires | ISSN 2618-2459 | ISSN digital 2618-2521

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.1.3 ST